¿Qué son los proyectos innovadores?

Los que se pueden definir como una reacción de los emprendedores y empresarios a toda clase de necesidades que surgen desde los consumidores en el mercado, las que deben ser cubiertas de la mejor manera posible, apelando al ingenio y todo tipo de estrategias no tradicionales, es decir, todas aquellas que no sean de manuales de emprendedores tradicionales.

¿Qué tipo de negocios y emprendimientos podrían caer dentro de esta categoría? Sin lugar a dudas, hoy en día las actividades empresariales más innovadoras a nivel global son sinónimo de un lugar muy particular: Silicon Valley, ubicado en California, Estados Unidos.

En este ya legendario espacio emprendedor, se han desarrollado diversos proyectos innovadores como toda la línea de productos de la factoría de Bill Gates, Apple, acá nació formalmente como empresa la creación de  la red social de Mark Zuckenberg, la ya globalizada Facebook y también tiene  Google su cuartel general.

Pero no es solamente el lugar de nacimiento de grandes empresas, sino que también es la cuna de una serie de ideas nuevas para irrumpir en el mercado por parte de pequeños y jóvenes  entrepreneurs que vendrían a ser una nueva hornada de empresarios. El primero de estos empresarios que podemos mencionar es Lee Reddem, quien abandona el mundo universitario para entrar a convertirse en un emprendedor, puesto que se instala en Silicon Valley con el fin de crear equipos robóticos dedicados al trabajo de jardinería.

Pero no hay que creer lo que hace gente como Reddem es un acto solitario dentro del sino que podemos colocarlo dentro de esta tendencia que llamaremos proyectos innovadores, debido al hecho de que en los últimos años, Silicon Valley ha dejado de ser un centro productor de alta tecnología civil y militar e Internet para pasar a ser un centro de toda clase de nuevos emprendimientos tecnológicos pero a diferencia de antes, en ramas tan diferentes entre sí como el transporte de pasajeros,  tratamiento de residuos sólidos, equipamientos médicos, todos emprendimientos inimaginables en la época cuando Bill Gates daba sus primeros pasos en Microsoft.

¿Qué negocios se están incubando hoy en día en el Valle del Silicio? A diferencia de los primeros que se instalaron en este espacio empresarial californiano, lo que marcaría la diferencia es el hecho de que a pesar de ser tan diversos, todos comparten un “know how” particularizado y novedoso, lo que ha revolucionado las formas de trabajo y la formulación de planes de negocio.

Ciencia y Mercado

Los que han surgido de la mano de esta nueva clase de emprendedores,  están influenciado por la manera de trabajar de las ciencias naturales, es decir, con el método hipotético deductivo.  Para los que son ajenos a esta manera de hacer las cosas, les mencionaremos en qué consiste esta forma científica.

La primera parte es llamada hipótesis, que sería como podría funcionar la idea de negocio en el mercado, es decir, si lanzamos el producto X para los consumidores.

En un segundo punto para desarrollar los proyectos innovadores, se pasa a la llamada experimentación, la que sería probar la hipótesis en el terreno, viendo cual sería la conducta de los clientes frente a la idea de negocio.

Finalmente,  la tercera de las etapas será la prueba, donde se deja la experimentación y se lanza el producto en una gran escala, con el fin de probar la validez de la hipótesis o idea de negocio.

Como podemos ver, los negocios que lideran todo lo relativo a la innovación surgidos de Silicon Valley proponen un cambio de cómo desarrollar las ideas, de pasar de la ganancia en poco tiempo a plantear una prueba empírica del funcionamiento de una idea, lo que es una nueva forma de emprender y entender lo que es el mundo del emprendedor.

Esta  forma de asumir el desafío de hacer negocios empresariales que buscan atender la demanda emergente de los consumidores,  es llamada “empresas emergentes magras”.

Esta forma de categorizar a esta clase de nuevas propuestas fue definida por los académicos estadounidenses Eric Ries y Steven Blanc, lo cual lo definen de esta forma, puesto que estos emprendimientos empresariales buscan más que productos que se vendan de inmediato, poder tener producto que sean viable, que según la jerga de Ries y Blanc serían los “productos viables mínimos”, los que pueden definirse como una serie de prototipos que son probados en ciertos públicos, los cuales deben dar las siguientes respuestas:

-Funciona sin mayores problemas entre los consumidores

-Si no funciona, hacerle las mejoras que sean necesarias, lanzando una serie de nuevos prototipos hasta llegar el definitivo, con el que buscan los consumidores, sin descartarlo definitivamente.

Tras exponer la forma de cómo lo hacen los emprendedores estadounidenses de nuevo cuño, esto puede hacer preguntar al lector si para ser un emprendedor que innova en el mercado el requisito es ser necesariamente provenir del mundo académico y trabajar en Silicon Valley.

La respuesta es no, ya que esta es solamente una manera de acercarse al mercado que puede ser adoptada por cualquier empresario o pyme que quiera plantear ideas novedosas para vender en el mismo.

Para que un emprendedor tradicional pueda aprovechar de una mejor manera las grandes ventajas de esta forma de entablar  toda clase de proyectos productivos, existen varios sectores comerciales donde podrían aplicarse sin mayores problemas (y que hasta serían un verdadero aporte).

http://maestrofinanciero.com/proyectos-innovadores/